Tarta de queso al horno

Que soy una adicta al queso os lo he dicho muchas veces en el blog y quien convive conmigo lo sufre… (es una relación de amor/odio).

Por eso, no es raro que de nuevo os traiga una receta de tarta de queso al horno que ya os aviso, está deliciosa y es tan sencilla de preparar que no se puede ni considerar receta como su palabra indica.

Pues lo dicho, si te gusta el queso ¡vas a disfrutar con el post de hoy! Sigue leyendo que te lo contamos todo al detalle, pasito a pasito, para que no te pierdas. ¿Me sigues?

aspecto final de la tarta de queso al horno

La tarta de queso nos ha dado para unas 8 o 10 raciones (generosas) y si la hacéis en un molde más pequeño al que aparece en las fotografías, os quedará más gordita y con una presencia más profesional.

¡Hacedme caso! Últimamente la he cocinado tantas veces y en tantos moldes diferentes que os puedo asegurar que si hacéis la tarta de queso en un molde de unos 15 cm os quedará más gruesa y más bonica.

No obstante, os aseguro que cualquier molde que utilicéis va a ser perfecto para esta tarta de queso al horno ya que nunca antes habrás probado una igual y además… ¡no tiene base de galletas!. Por lo que es menos laboriosa y más sencilla de preparar, ¿no te parece?.

Pero pese a que la tarta de queso al horno se prepara muy rápido, tienes que contar el tiempo de horneado, unos 40-50 minutos aproximadamente.

Por eso, mi consejo es preparar la tarta de queso el día de antes de servirla o si no podéis hacerla el día de antes, que esté al menos unas 6 horas en la nevera antes de servir.

tarta de queso al horno fácil y sencilla

Y cuando llegue el momento de comerla, también os aconsejo que la saquéis unos 15-20 minutos antes de la nevera, para que no esté tan fría y coja un poco de temperatura ambiente.

Son consejos con experiencia, hacedme caso 😉

En la receta de la tarta de queso veréis que he utilizado dos clases de quesos diferentes.

No obstante, también la he preparado sólo con queso fresco (tipo Burgos) y queda deliciosa. Lo dejo pues a vuestra decisión y si probáis otro queso, estaré encantada de leer vuestra sugerencia y probarla la próxima vez.

tarta de queso al horno

Cuando prepares la tarta de queso y esté fría, puedes añadirle mermelada de arándanos por encima.

Yo para esta ocasión no le puse, ya que mis comensales la preferían sin mermelada, pero si le ponéis (una vez la tarta esté fría) el contraste de sabor es espectacular.

Eso sí, debéis tener en cuenta que añadir mermelada de arándanos incrementa las calorías de la tarta de queso al horno… Asi que si sois chicas listas o estáis en operación churros con chocolate, con eso de que se acercan las Fallas, podéis no ponerle que está igualmente muy buena.

O si sois chicas afortunadas que no necesitáis ni operaciones bikinis o que simplemente os la repampinfla las medidas y esas cosas, añadirle por toda la capa superior mermelada. ¡Bravo!

Y ahora, sin entretenernos más (que yo me pongo a escribir y no paro) te digo qué necesitas para preparar esta tarta de queso al horno tan sencilla:

Ingredientes para la tarta de queso al horno

  • 250 gr de Mascarpone
  • 250 queso fresco (tipo Burgos)
  • 200 gr de azúcar blanco
  • 3 huevos
  • 250 ml de nata líquida (35% materia grasa ¡sin montar!
  • una cucharada sopera y colmada de harina
  • mermelada de arándanos (opcional)

porción de la tarta de queso al horno

Cómo preparar la tarta de queso al horno (cuatro sencillos pasos)

Como os he comentado antes, la receta es muy sencilla y en un tan sólo cuatro pasos la tienes lista para comer:

1. Mientras la preparas, precalienta el horno a 200ºC.

2. A continuación, mezcla todos los ingredientes en un bol y con unas varillas eléctricas, o la batidora, mézclalos bien con movimientos circulares hasta que obtengas una mezcla homogénea.

3. Cuando lo tengas todo bien mezclado, lo viertes en un recipiente redondo desmoldable y lo horneas a 200ºC durante unos 40 minutos, depende siempre del horno.

Antes de sacar la tarta queso del horno, pínchala con un cuchillo por la mitad de la tarta y este, tiene que salir seco. Si sale cremoso es que la tarta de queso al horno todavía no está lista y la tienes que dejar más tiempo.

4. Cuando esté horneada, déjala enfriar, desmolda y métela en la nevera un mínimo de seis horas.

Y ahora está la opción de ponerle o no mermelada por encima. Si en casa tenéis mermelada de fresas también queda bien el contraste de sabor y aunque no os lo creáis, la mermelada de albaricoque también le da un buen sabor de boca.

tarta de queso al horno

¡Esta tarta de queso ofrece muchas opciones! ¿Con cuál te quedas?

Te aseguro que si tienes invitados en casa próximamente esta tarta de queso al horno es deliciosa. Recuerda también que tienes más recetas similares en el blog, como esta tarta de queso con Chips Ahoy que tanto os gustó, ¿la recuerdas?

Y ahora, ¡llegó tu turno! ¿Te animas a preparar esta tarta de queso al horno?

Queremos leerte y saber qué quesos utilizas y si te atreves con alguna mermelada en particular para sorprender a tus amigos…

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

¡Sígueme en Facebook!Seguir

Suscríbete a La Pizca Justa

Podrás descargar recetas en formato digital para llevar donde quieras ;)

Descarga el eBook de las mejores recetas de bizcocho