Mejillones rellenos: la receta paso a paso

Hace tiempo que tenía esta receta de mejillones rellenos por publicar y tenía muchas ganas de enseñárosla. Es un plato que gusta mucho y, aunque es laborioso de preparar, están muy buenos y con estos días de fríos apetece mucho cocinarlos y comerlos.

mejillones rellenos

Los mejillones rellenos, sirve para preparar un delicioso aperitivo aunque también puede servir como entrante en alguna comida que no sea muy copioso. Yo siempre los he comido en las cenas de navidad, parece que lo acompaña bien, pero la última vez la preparé en la cena de mi cumpleaños, junto con otros platos, y sinceramente, ¡triunfaron entre mis amigos!.

Estos mejillones con bechamel también son comúnmente conocidos como “tigres”. La verdad es que no tengo idea de dónde proviene el nombre, la verdad es que poca semejanza tiene a un tigre, desde luego. Tampoco he encontrado por la red ninguna referencia que justifique tal nombre. Si alguno que lo esté leyendo sabe el origen de llamarlos “tigres” sería un placer leer su comentario!

Ingredientes para hacer los mejillones rellenos

1 kilo de mejillones frescos

Para la bechamel del relleno

1 vaso del caldo de los mejillones
1/2 cebolla picada
Leche (por cada vaso de leche, añadir 2 cucharadas colmadas de harina)
Harina

Para freír los mejillones

Pan rallado
1 huevos batidos
Aceite para freir

Pasos para hacer los mejillones

1. Lo primero de todo es limpiar los mejillones para cocinarlos al vapor. Para ello, una vez los tengas limpios ponerlos en una olla con agua (aproximadamente un 1/3 del tamaño de la olla), aceite, pimentón y medio limón. Tapar la olla hasta que estén todos los mejillones abiertos, a fuego lento y una vez estén hecho, apagar y dejarlos enfriar. Reservar un vaso del caldo de los mejillones, y colarlo, para la bechamel.

2. Separa la molla del mejillón y reseva las cáscaras (las utilizaremos después para rellenarlas). En la fotografía os enseño el paso por si alguien tiene dudas de como se haría.

mejillones preparados

3. Con la ayuda de unas tijeras de cocina, cortar los mejillones en trocitos muy pequeñitos que más tarde, utilizaremos para hacer la bechamel que rellenará las cáscaras del mejillón.

mejillones troceados

5. Llegados a este punto, nos tenemos que poner a hacer la bechamel: para ello ponemos en un cazo aceite a calentar y le añadimos la cebolla que previamente, habremos picado, la pochamos un poco con el aceite sin que se llegue a dorar. Añadimos 4 cucharadas de harina (la cuchara bien colmada de harina), 1 vaso de leche y un vaso del caldo de cocinar los mejillones que hemos reservado anteriormente. Meneamos bien y le añadimos los mejillones troceados, seguimos removiendo bien con la ayuda de una paleta de madera, haciendo mucho hincapié en deshacer los grumos de la harina. Una vez esté lista la bechamel (lo sabremos cuando quede como una crema), apagamos el fuego y dejamos que se enfríe.

bechamel mejillón

6. Con la ayuda de una cuchara, rellenamos bien las cáscaras de los mejillones y las vamos colocando en un plato para rebozarlas y freírlas a continuación.

mejillones antes de freir

7. Cuando tengáis todas las cáscaras de los mejillones rellenas, preparáis en un bol 2 huevos batidos y en otro bol el pan rallado y rebozáis el mejillón: hay que rebozar únicamente la parte que lleva la bechamel, primero lo pasáis por huevo y luego por el pan rallado.

Es en este paso cuando, si por alguna cosa queréis congelar los mejillones rellenos, podéis, sin que estén fritos, únicamente estando rebozados están listo para congelar. Cuando los queráis comer, únicamente los tenéis que descongelar y freírlos, ¡así de sencillo!.

rebozado del mejillón

8. Bueno, venga, que ya están casi listos… Ahora queda freírlos en abundante aceite caliente. Ponlos en el aceite boca abajo (como muestro en la fotografía) y cuando veáis que están dorados, girarlos para que se frían un poco por la cáscara y sacarlos de la sartén.

Preparaos previamente un plato con papel de cocina para que, cuándo los saquéis, vayan absorbiendo el aceite sobrante de freírlos.

mejillones friéndose

Ya los tenéis listos para comer. Con esta receta espero que paséis un buen fin de semana, si me permitís un buen consejo os diré que los preparáis como aperitivo este fin de semana, para antes de comer acompañados de una cervecita o un refresco bien fresquito… y si hace tanto frío como el que está haciendo, prepararlos como un plato junto con el resto de la comida, ¡está igualmente rico rico!.

Ah! y antes de despedirme…. Recordar que un blog se alimenta de vuestros comentarios asi que, no me seáis tímidos ni tímidas y comentar todo lo que os pase por la mente sobre la receta… pero sed buenos eh?!, siempre siempre con buena educación!.

 

Deja un comentario

¡Sígueme en Facebook!Seguir

Suscríbete a La Pizca Justa

Podrás descargar recetas en formato digital para llevar donde quieras ;)

Descarga el eBook de las mejores recetas de bizcocho